¿En verdad son tan buenas como parecen esas bebidas energéticas?


¿Qué son las bebidas energéticas?

Las bebidas energéticas son bebidas que prometen frenar el cansancio y la fatiga aportando energía necesaria en esos momentos de bajón. Dentro del ámbito de su promoción se asocian al ámbito deportivo, principalmente a actividades deportivas de riesgo y dentro de la vida del día a día, a aquellas actividades y trabajos en los que es necesario un máximo nivel de rendimiento o concentración y sobre todo, una capacidad de aguante y falta de cansancio. Se encuentran en cualquier establecimiento de compra sin ningún tipo de restricción en España, como sucede con otras bebidas y alimentos de similares características funcionales.

¿De qué se componen?

Las bebidas energéticas se componen principalmente de agua carbonatada, es decir, agua con burbujas con algunos colorantes alimenticios, azúcar, así como vitaminas y algunos otros compuestos más desconocidos para los consumidores, en función del tipo y la marca del producto.

Las cantidades de azúcar varían, pero son consideradas una explosión de azúcar, ya que según diversos estudios rondaría el diez por ciento de la misma. También se componen de algunas vitaminas y minerales tipo B y C.

La cafeína es el componente estrella de estas bebidas energéticas, siendo muy superior al que se encuentran en otras bebidas como los refrescos de cola o el café. Su efecto es estimulante, aportando multitud de energía, sobre todo, sobre el sistema nervioso y circulatorio. En función del individuo puede tener un efecto diferente, pudiendo traducirse en insomnio o nerviosismo e incluso taquicardias. Se debe ser cuidadoso en la dosis para evitar efectos adversos.

Otras sustancias que componen las bebidas estimulantes son la taurina, el guaraná, tiamina y otros compuestos que deben verse reflejados en el etiquetado de las bebidas, ya que potencian el consumo de cafeína.

¿Cuáles son sus propiedades nutritivas?

Ciertamente, las bebidas energéticas no aportan valores nutricionales al organismo. Lo que sí generan es un aporte de energía superior con una duración entre las dos y las seis horas tras su consumo. Sin embargo, por mucha energía que aporte, si no se consumen las calorías que generan tras esa ingesta de azúcar, se acumularán grasas con sus kilos de más correspondientes.

Bebidas energéticas: ¿cuál es la dosis máxima recomendada para su consumo?

Su consumo podría variar en función del individuo pero la dosis máxima recomendada son tres latas de estos productos. No entrañan un riesgo en sí mismas, sino en función de las cantidades y los hábitos. Se recomienda no consumirlas mezcladas con alcohol, ya que sus propiedades son totalmente contrarias, mientras el alcohol es un neurodepresor, la bebida energética es neuroestimulante, provocando que se enmascaren los efectos que producen las bebidas alcohólicas. Las consecuencias de su mezcla y su consumo presuponen ciertos riesgos para la salud.

Aunque se encuentren en el mercado… ¿Algún país ha prohibido o limitado su consumo?

Lituania es uno de los países de la Unión Europea que ha decidido controlar su consumo prohibiendo su distribución a menores de edad.  Es el primero en tomar esta decisión. Sin embargo, en otros países como Francia, Noruega y Dinamarca sólo permiten su distribución a través de farmacias para controlar mejor su consumo.

En España, se encuentran en toda clase de comercios de comestibles y se regula su consumo a través de un etiquetado adecuado y seguro.

¿Conllevan algún riesgo para la salud?

En sí mismas no entrañan riesgos porque no poseen sustancias tóxicas, sin embargo, la cantidad de consumo de estas bebidas es la que puede generar problemas en el organismo.

La mezcla de sustancias como la cafeína y el resto de compuestos que se encuentran en estas bebidas, como la taurina o el guaraná generan una estimulación extrema pudiendo entrañar peligros cardiovasculares como hipertensión, nerviosismo y arritmias. Pueden alterar el sueño y generar ansiedad.

Desde el punto de vista más físico, no son recomendadas para las personas que sufren obesidad, por la cantidad de azúcares que las componen y las calorías que se acumulan en forma de grasa.

Su consumo continuo y sin moderación puede provocar falta de absorción de un compuesto como el calcio, pudiendo afectar al esmalte dental y a los huesos.

Doctissimo

Foto:Google

anti-energizante1

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *